UNIVERSIDAD CARDENAL HERRERA

SOLEMNE ACTO ACADÉMICO CON MOTIVO DE LA GRADUACIÓN DE LA V PROMOCIÓN DE ALUMNOS DE LA LICENCIATURA EN DERECHO (1998-2003) Y DE LA SEXTA PROMOCIÓN DE ALUMNOS DE LA LICENCIATURA EN ADMINISTRACIÓN Y DIRECCIÓN DE EMPRESAS(1999-2003).

CEREMONIAL DEL ACTO -- Elche, a 5 de julio de 2003



Muy buenas tardes.

- Excelentísimas e Ilustrísimas autoridades académicas, civiles y religiosas.

- Señoras y Señores, un saludo a todos y uno muy especial a toda esta juventud que hoy recibe el flamante título Universitario, al que han llegado después de un largo trayecto de esfuerzos.

Quiero dar las gracias a la Dirección de esta Universidad Cardenal Herera-CEU por haberme dado la oportunidad, que me honra, de designarme padrino de esta sexta promoción de Dirección y Administración de Empresas.

Por más que lo pienso, llego a la conclusión de que este hecho se puede deber sólo a dos causas:

la primera por la generosidad de la Dirección.
La segunda por que habrán pensado aquello de que el ;Diablo sabe más por viejo que por Diablo;. No hay más motivos, por más que me mire en el espejo.

Cuando yo ocupaba vuestra silla actual para recibir mi título universitario de Derecho en la facultad de Madrid, no habíais nacido ninguno de vosotros ni quizás muchos de vuestros padres. Fue en 1952. Hace por tanto 53 años.
Y como la vejez no es una virtud, sino una circunstancia, no os puedo dar una lección magistral. Tan solo algunas pinceladas y algún que otro consejo.....

Aunque sabido es que los consejos recibidos sin pedirlos es difícil que se cumplan.Y como serán solo pinceladas y para que no os durmáis, prometo ser breve, que es lo que dicen los que después no saben cómo acabar.

Acabada la Carrera de Derecho, en 1952 las circunstancias familiares me llevaron al mundo empresarial. Siempre daré gracias a Dios de esas circunstancias, que entonces fueron duras.Os diré antes de nada, con toda convicción, que habéis elegido una carrera magnífica. Para mí, sin duda la mejor. Trabajar teniendo como eje fundamental la empresa es algo maravilloso. Respeto mucho las carreras técnicas que en general se encauzan a fines más concretos. En cambio, Dirección de Empresa es como un abanico abierto a casi todas las facetas de la vida .

No os exagero si digo que pronto seréis directores de la riqueza y grandeza del país. Porque las naciones más avanzadas son aquellas que cuentan con más y mejores empresas. Pasad lista y lo comprobaréis.

Por ello me da gozo y envidia veros aquí ahora, pues os esperan años magníficos. También habrá caídas y tropiezos, pero os daréis cuenta que el empresario ha de tener lo que llamamos garra, es decir energía y valor para superar contratiempos.

Se dice que quien no sabe sonreir no debe de abrir una tienda. Pues bien , quien no se haga el propósito de saltar por encima de las zancadillas que da la vida, que no sea empresario. Vuelvo a la alabanza al empresario, porque es un ser creador. Auténtico creador de bienestar social, creando riqueza para el país, al que paga más impuestos que nadie. Auténtico creador de mano de
obra, dando bienestar a empleados directos e indirectos. Porque la riqueza producida va en primer lugar a hacienda . Y solo si después de pagar los salarios, las amortizaciones, y los impuestos quedara excedente, ese será el beneficio del que disfrutará el empresario. Nada más falso que el que el empresario trabaja solo para enriquecerse él. Para esto, os aconsejo una ;carrera; bastante más corta que la vuestra: la de ATRACADOR DE BANCOS. Lo malo es que, no sé porqué, los jueces se oponen.

1.- Después de la primera pincelada que llamo ESPIRITU DE LUCHA , O GARRA, pero que es audacia, tesón y riesgo, que se me ha mezclado con mi alabanza

2.- al empresario como creador, paso a la segunda pincelada; HUMILDAD. Vais a relacionaros con mucha gente: empleados, clientes, proveedores, bancos y quizás muchas de estas personas no tengan la preparación universitaria de vuestros conocimientos y estudios. Pero llevad mucho cuidado, no os mostréis nunca, nunca, ni prepotentes , ni superiores. La experiencia de ellos ha de ser una fuente de la que aprendáis lo mejor posible. Otra actitud no sería inteligente no fructífera de vuestra parte. Y pensad en lo que me decía mi padre de que en las empresas cada uno lleva detrás un termómetro que marca de verdad (recalco lo de verdad) su valía. Y la verdad es la verdad.

3.- Tercera pincelada. No hay horarios de trabajo. La jornada diaria del empresario es de 24 horas y a veces de más (cuando hay cambio horario). No se cierra a las 8 de la tarde y se abre a las 9 de la mañana. Nada de eso. A las dos de la madrugada os despertareis preocupados en cómo aumentar las ventas o reducir los costes. Quizás vuestra esposa o marido os pregunten
qué os pasa: lo socorrido es decir que os ha caído mal la cena, ( lo malo es si os contesta con su extrañeza porque lleváis una semana sin cenar para guardar la línea).

El resumen de esta pincelada es que el empresario vive contínuamente pensando en su empresa.

4.- CUARTA PINCELADA. Es la Seriedad. Hay que cumplir lo que se dice. No me refiero a la posible demora en la entrega de un pedido, que puede ser por causas ajenas. Pero hay que cumplir lo que se dice. Los clientes lo tendrán muy en cuenta. Los proveedores (que merecen tanto respeto como los clientes, pues al daros crédito trabajais con su dinero) lo mismo. Y con los
bancos mucho más aún. En la vida empresarial la Seriedad es importantísima.

5.- La quinta pincelada. Para ésta , no me basta un pincel, sino una docena de ellos juntos. ÉTICA. Esta es indispensable en todas las profesiones, pero también en el empresario y por ello no quiero pasar de puntillas. Y es que hay quien tiene el código de barras de la ética completamente borrado. Lo malo es que se cree inteligente y no pasa de ser un ser despreciable.

Decidme de qué les sirve a esos avispados en acumular riquezas sin seguir conductas deontológicas si cuando se descubren sus argucias reciben el desprecio de todos. No se puede ir siempre sobre el filo de la navaja bordeando la legalidad y olvidando la moralidad. Acaban derramando la presunta botella de aceite de la dignidad escondida y el líquido nadie quiere ni puede recoger. Los medios de comunicación están llenos de ejemplos y desgraciadamente los hay en todas partes. Incluso aquí. Pero bien, no insisto más en la ËTICA porque sé que en esta Universidad habéis aprendido mucho de esto.

6.- La última pincelada es que el título que ahora recogéis, más que un fin es un PRINCIPIO. Hay que seguir estudiando, hay que seguir aprendiendo.Seguireis siendo alumnos, aunque cambien los profesores que en adelante serán la calle y repito, la experiencia ajena.

Pero concluyo. Os espera un mundo magnífico. Os lleváis un título maravilloso. Y acabo diciendoos :

1º perdón por aguantarme el rollo.
2º Repido las gracias a vuestra dirección .
3º Quedo en lo que pueda a vuestra disposición
4º si cuando me veáis me llamáis PADRINO me llenaré de orgullo.

MI ENHORABUENA.

Muchísimas gracias a todos.